INFO@CENTROCLIMA.ORG | |

Panamá

Años Análogos: 1983-1984 y 1992-1993
Las condiciones de enfriamiento en las regiones del Océano Pacifico Ecuatorial, presentan condiciones de La Niña débil. Considerando que aún no se ha dado el acople océano atmósfera en la región persisten las condiciones ENSO Neutral.

Diciembre se considera un mes de transición de la temporada lluviosa a seca. Existe la probabilidad que en diciembre se dé el acople de las condiciones océano-atmosfera, generando un incremento de las lluvias para este mes, lo que podría ocasionar un retraso en la salida de la temporada lluviosa. Debido a estas condiciones, la mayoría de modelos globales predicen que diciembre será el mes con mayor humedad del cuatrimestre diciembre a marzo.

Es importante mencionar que enero, febrero y marzo pertenecen a la estación seca; en donde se da una disminución de la lluvia, debido al incremento en la velocidad de los Vientos Alisios del noreste que empujan la Zona de Convergencia Intertropical (ITCZ) más al sur. Esto propicia que existan altos niveles de brillo solar y escasa cobertura de nubes, lo que influye en el establecimiento de condiciones cálidas con temperaturas elevadas.

De ocurrir un enfriamiento en la región Niño 1+2 del Océano Pacífico Ecuatorial, no se descarta la posibilidad de alcanzar valores de lluvia por arriba de la normal para el periodo DEFM. Debido al fortalecimiento de los vientos Alisios en los meses de enero y febrero, se pueden esperar lluvias arriba de lo normal en la provincia de Bocas del Toro y Comarca Ngäbe Buglé en estos meses.

Zonas del país en cada escenario

Arriba de lo normal (AN) En el rango de lo normal (N) Bajo lo normal (BN)
Oeste de Bocas del Toro, Centro y Sur de Chiriquí, el sur de la Comarca Ngäbe Buglé, parte Central y sur de Veraguas, Herrera, Los Santos, Centro y Sur de Coclé, Ciudad Panamá y Chepo, parte sur de Panamá Oeste. Centro y Este de Bocas del Toro, Parte Norte de: Chiriquí, Comarca Ngäbe Buglé, Coclé y Ciudad de Panamá; Colón, Panamá Este, Darién, Comarca Kuna Yala y Emberá.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *